Reto 350: 15 a 19

Publicado: marzo 13, 2012 en Cine

Vuelvo un poco tarde a la revisión de lo visto en el reto anual. Y como tengo muchas entradas pendientes por comentar, ahora me iré de 5 en 5 y no con todas las películas mensuales de un jalón. Así podré explayarme un poco más y los tres amables lectores de esta columna no se sentirán agotados leyendo mis berrinches cinematográficos. Como había comentado antes, ésta solamente es una opinión ligera, no pretende ser una crítica formal, y siempre están todos invitados a comentar, externar sus opiniones, escribir que no están de acuerdo o lo que usted guste, ya que así es como yo aprendo más, conociendo otras opiniones y comentándolas. Así que aquí de la 15 a la 19 y saludos a todos.

 

15. Superman/Batman: Public enemies (Sam Liu, 2009)

La primera película que vi en el año juntó a Batman y a Superman, así que eso para mí significa el inicio de un excelente año en cuanto a películas se refiere. Seguro tendré baches e incomodidades cinematográficas, pero ver una película así el primero de enero de 2012 me llena de buenos humores y generosidad en mis comentarios. Seguramente, para cuando lleguemos a marzo, volveré a ser el amargo y quejoso opinador que usted conoce y adora, así que aprovechemos esta buena racha. Superman / Batman: enemigos públicos es una película de animación que me gustó bastante y que no entiendo por qué no estrenaron en cine. Van varias películas de este tipo que me habría encantado ver en pantalla grande, pero supongo que las distribuidoras creen que no tendrían el  público necesario para que les convenga estrenarlas así. Como sea, es una muy buena película que desde los créditos hace que todo valga la pena (No he visto los créditos de “La chica del dragón tatuado”, de David Fincher, que todo mundo opina que son una maravilla, pero seguro los de esta película les ganan. Habrá que verlos.) Aquí, Lex Luthor tiene un macabro plan que incluye la conquista del universo y la declaración de “enemigos públicos” para los héroes protagonistas, que tendrán que enfrentarse con muchos otros súper héroes para probar su inocencia. Divertida, con momentos memorables y siempre será un gusto ver a dos de los mayores héroes de mi infancia luchar juntos.

 

 

16. Alice in wonderland (Tim Burton, 2010)

¡Oh, Tim Burton! Recuerdo que hace unos años esperaba con emoción sus películas. Recuerdo la primera vez que vi El joven manos de tijera, Batman, Batman Regresa, Marcianos al ataque, Sleepy Hollow, Beetlejuice, Ed Wood… películas llenas de emoción, imaginación y mundos raros que me habría encantado conocer y que a la fecha guardo con mucho cariño. Pero algo pasó en el camino. Desde “El planeta de los simios” ya nada fue igual. Creo que la única que se salva a partir de ahí es Sweeney Todd, pero Burton ya perdió algo muy importante que hacía que sus películas fueran una gozada: las ganas de contar algo interesante. Una cosa es ser un director alabado por “visionario” (lo que sea que eso signifique, últimamente gustan mucho de ponerlo en los trailers de las películas: “del visionario director…”). Y otra cosa es querer complacer creando mundos extraños pero sin sentido, sin tener una historia que los sustente o que haga que un espectador sea cómplice de lo que pasa en pantalla. Bueno, el caso aquí es hablar de la película y no de la obra de Burton, así que siendo conciso, Alicia en el país de las maravillas, versión Tim Burton, me pareció insoportable. Lo único rescatable es Mia Wasikowska, que es una buena actriz y cumple con lo que tiene que hacer, pero el resto me pareció un fastidio. El país de las maravillas es feo y demasiado cargado de colores, tanto que me dolieron los ojos luego de estar viendo un rato la película; los seres que ahí habitan son extraños solamente por cumplir en hacer un mundo lleno de criaturas fantásticas, pero completamente hueco; la historia me pareció de flojera, la trama de la lucha con el dragón y la secuencia de acción final la sentí muy forzada… y lo peor, por mucho, es Johnny Depp y su Sombrerero loco con cara de pederasta, que está triste porque la Reina de corazones (Helena Bonham Carter) es malvada (¿?) y por ello no puede hacer su baile de la felicidad (¿?¿?¿?). Al final, obviamente, el País de las maravillas se libera, el Sombrerero puede hacer su baile y en serio, para ver eso, hubiera preferido que el mundo siguiera bajo el yugo tiránico de la Reina de corazones. El mundo no necesitaba ver al Sombrerero hacer ese baile horrible y sin sentido. Y bueno, del epílogo en el que Alicia regresa al mundo real y su carácter y tesón logran abrir una ruta de comercio con Asia (¿?¿?¿?) creo que ya está de más hablar. No sé para qué se hizo esta película, no sé quién leyó el guión y le pareció una buena idea hacerlo, pero me pareció insoportable. Y sí, ya regresó mi yo renegón. Completamente prescindible y puede ser de lo peor que ha hecho Burton en su carrera. Aunque no he visto Charlie y la fábrica de chocolates, pero ni ganas de hacerlo.

 

 

17. History of the world, part 1 (Mel Brooks, 1981)

Mmm… me gustan mucho las películas de Mel Brooks, me gusta su humor y normalmente me divierto mucho con todo lo que hace, pero con ésta simplemente no hice mucho click, de hecho me pareció algo aburrida. Tiene sus momentos y creo que vale la pena verla por toda la secuencia y canción de la inquisición, pero en general la sentí algo floja…

 

 

18. Mission Impossible: Ghost protocol (Brad Bird, 2011)

No me gustó. De repente tiene buenas secuencias de acción, pero una cosa es que Ethan Hunt sea un súper agente, que no es lo mismo que un súper héroe, y aquí perdieron por completo la verosimilitud de cuánto trancazo puede aguantar un ser humano sin desmayarse siquiera. Me pareció aburrida y uno de los principales problemas que le vi, es que el villano es muy malo. Y malo no de villanía, sino de chafez. No queda claro ni qué quiere ni por qué lo quiere o como pretende lograr lo que sea que quiere. En una secuencia ponen un video del antagonista medio dando un discurso, pero pues no entendí mucho sus motivaciones. Y hasta ahora la serie había tenido muy buenos villanos: John Voight, Dougray Scott y Phillip Seymour Hoffman hicieron muy bien su chamba. También creo que se les pasó la comicidad. Eso sí, la guapa está guapísma, no sé de dónde salió Paula Patton, pero si sigue saliendo en las siguientes películas, voy a ver todas. Ah, y el final en donde se cuenta qué pasó con la esposa de Ethan Hunt es tan insoportable como inútil.

 

 

19. Two weeks in another town (Vincente Minnelli, 1962)

Ver una película de Vincente Minelli siempre es una gloria. Hasta el momento no he visto una sola de sus películas que no me haya gustado. Me faltan muchas, pero además tiene algunos de los que considero los mejores musicales que se han hecho en la historia: The Band Wagon (1953), Brigadoon (1954), Meet me in St. Louis (1944), An american in Paris (1951)… Y también tiene dos dramas que tienen que ver con el mundo del cine: The bad and the beautiful (1952) y Two weeks in another town, ambos con Kirk Douglas. En Two weeks in another town, Douglas hace de un actor alcohólico cuyas glorias quedaron en el pasado, pero que tiene oportunidad de regresar a la pantalla grande gracias a un director interpretado por Edward G. Robinson, que según vaya avanzando la trama, veremos sus intenciones y la historia que guardan actor y director en su pasado… Muy buena, muy recomendable, como todo lo de Minnelli.

En la siguiente entrada…. ¡Chaplin! ¡Spielberg! ¡Voorhees!

Reto 350.1: Diciembre 2011

Publicado: enero 23, 2012 en Cine
Etiquetas:, ,

Como el camarada Kornhauser ya lo mencionó en su famoso blog fugeinrot.wordpress.com, un trío de compadres nos hemos dado a la tarea de ver 350 películas en 13 meses; esto es, del 1 de diciembre de 2011 al 31 diciembre de 2012, si las profecías no se cumplen. ¿Muchas? ¿Pocas? Depende de cada persona. Antes veía más de 350 películas al año, pero las obligaciones y responsabilidades propias de la edad adulta y la madurez han hecho que año con año, ese número baje considerablemente, lo cual es molesto y como bien dicen, órgano que no se usa, se atrofia, así que decidí ponerme en orden con lo que veo e inclusive comentar brevemente, mes con mes, en este olvidado blog, alguna o todas las películas vistas durante esos 30 días.  Y sin más, aquí las que vi en diciembre.

1. The woman (Lucky McKee, 2011)

Durante una cacería, un padre de famila encuentra en el bosque a una mujer salvaje y decide capturarla. La encierra en el cobertizo de su casa y sus tres hijos y esposa conviven con ella mientras somos testigos de lo que la llegada de esta mujer provoca en cada miembro de la familia. La premisa puede parecer interesante, el resultado no lo es y terminamos viendo una muy pobre película de terror que pretende incomodar al espectador con lo gráfico de la violencia presentada. Al final nos quedamos sin historia; hay muerte, tripas y sangre por todos lados sin justificación y el desenlace es francamente ridículo. Pero bueno, gracias a esta película aprendí lo que es la anoftalmia.

2. El peñón de las ánimas (Miguel Zacarías, 1943)

Un ejemplo más de que hubo una época en la que en México sabía hacerse buen cine, de altísimo nivel y con una técnica que nada le pedía a los directores internacionales más reconocidos. (No. Hoy en día no creo que haya buen cine mexicano. Existen contadísimas excepciones, pero la mayoría de lo hecho en el país deja mucho que desear, pero ese es tema de otro debate).  “El peñón de las ánimas” es un dramón muy bien llevado en el que María Félix y Jorge Negrete luchan contra aquellos que se oponen a su amor. Y es que además de ser una película bien hecha, el carisma y la química de la pareja protagonista hacen que el espectador no tenga otra opción más que sufrir con ellos todas las penurias dignas de la época de oro del cine nacional. Bien dirigida, bien escrita, gran dirección de actores… una película que disfruté muchísimo.

 

3. The lost boys (Joel Schumacher, 1987)

Ligerísima y muy ochentera comedia vampírica, de aquellos tiempos olvidados en los que los vampiros mataban gente y chupaban sangre del cuello de sus víctimas para sobrevivir.  La primera vez que supe de esta película fue aproximadamente a los 9 años de edad en un hotel de Acapulco en donde tenían el poster. Me llamó mucho la atención y poco después la vi en glorioso formato beta y quedé tan complacido que la vi una y otra vez durante mi infancia. Tenía mucho que no la veía y creo que todavía aguanta bastante, la comedia es buena, el horror también funciona (especialmente la secuencia en donde Michael ve por primera vez el rostro real de sus rocanroleros y colmilludos compañeros) y ver a unos muy jóvenes Jason Patric, Kieffer Sutherland, Corey Haim y Corey Feldman, siempre es una gozada. Ah, y el forzudo que toca el saxofón en el concierto en la playa, está dentro de lo más bizarro del cine de los ochenta.

 

4. Torrente 4: Lethal Crisis (Santiago Segura, 2011)

Cuarta y gastadísima entrega de la serie española capitaneada e interpretada por Santiago Segura, que sigue las aventuras del policía más inepto y guarro en la historia de España. Creo que “Torrente, el brazo tonto de la ley” (Segura, 1998) fue una película muy fresca y divertida, pero para esta cuarta emisión ya todo se repite, la mayoría de los chistes son pesados y vulgares por el simple hecho de serlo (a diferencia de las entregas anteriores, cuando había guiones más sólidos). Aquí los chistes no me funcionaron y creo que lo único que entretiene es ver un cameo tras otro de diferentes personalidades españolas. Porque de historia, no tiene nada.

 

5. Conviction (Tony Goldwyn, 2010)

Melodrama que sigue la historia de dos hermanos, una dedicada y luchona, otro, problemático y pendenciero, el cuál es acusado de un asesinato, lo que provoca que su hermana se vuelva abogada y luche durante muchos años para probar la inocencia de su hermano, enfrentándose a la burocracia legaloide. Tan de fórmula como se escucha, así está escrita y hecha. No encontré algo interesante, las actuaciones de Hillary Swank y Sam Rockwell no aportan gran cosa, el guión es tan predecible como somnífero y la dirección es muy plana. Como comenté en su momento, he visto capítulos de “Mujer casos de la vida real” mejor escritos, resueltos y dirigidos con más compromiso.

 

6. Jurassic park (Steven Spielberg, 1993)

Grandísima película que vi en el ya fallecido cine Viveros 2000 el día de su estreno y que en su tiempo habré visto al menos unas 25 veces. Tenía mucho que no la veía y me alegró que sigue tan vigente como el primer día; es una gran película de aventuras, los efectos especiales son mejores que muchos de los del cine actual y como casi siempre, la dirección de Spielberg es digna de aplausos. No hay un personaje que sobre, todos te importan, los bichos tienen personalidad… me pareció tan emocionante como el primer día. Gran película. Cualquier persona que diga que no se emocionó la primera vez que vio en pantalla a John Hammond decir “Dr. Grant, my dear Dr. Sattler… Welcome to Jurassic Park” miente. De los mejores recuerdos en cine de mi infancia.

 

7 a 10. Community, temporada 1 (Dan Harmon, 2009)

Serie bastante simpática que creo que se tarda en arrancar (o al menos a mí me costó un poco engancharme en los primeros 3 o 4 capítulos), pero una vez que conecta con el espectador, no puede dejar de verse. Muy divertida, capítulos que se ponen cada vez mejor, Alison Brie… Además, cualquier serie que le de a Chevy Chase un personaje de badass desgraciado que pasa por pelele, me tiene para todas las temporadas. Me dieron ganas de regresar a la universidad y tener un grupo de estudio.

 

11. The lost world: Jurassic Park (Steven Spielberg, 1997)

Creo que ésta sí no la volví a ver desde que estuvo en cines, solamente algunas partes cuando la pasaban en televisión y realmente no recordaba mucho. Ahora que la revisito, no me explico por qué en su tiempo le fue tan mal en críticas. A mí me parece un peliculón tan digno como la primera parte. Retoman el personaje de Ian Malcolm, pero ahora en una nueva isla, con más exploradores, más dinosaurios y secuencias tan bien dirigidas que están para quitar el aliento, como la de los trailers a punto de caer al barranco, o el ataque de los raptores mientras los exploradores caminan por altísimos pastizales. Y el final en la ciudad me recordó a King Kong, la cinta de monstruos y aventuras por excelencia. Creo que mi favorito en esta secuela es Pete Postlethwaite como Roland Tembo, un durísimo cazador que está en la isla para vencer a un tiranosaurio.  Si tengo que encontrarle un pero, sería el personaje de la hija de Malcolm; pero fuera de eso, para mí está en el archivo de las mejores películas de aventuras que se han hecho.

 

12. The outlaw Josey Wales (Clint Eastwood, 1976)

Clint el grandísimo dirige una obra monumental del Viejo Oeste, cuando los héroes actuaban por venganzas personales, pero mostrando las consecuencias de sus actos y humanizándolos a modo de que, de ser un vengador solitario, Josey Wales poco a poco comienza a formar una pequeña familia con la gente que se le une en su camino. Uno de los mejores westerns que he visto, que recuerda que hubo un tiempo en que Clint Eastwood era uno de los más grandes directores en activo. Hoy en día sigo viendo sus nuevas películas con cierto cariño (algunas de ellas sin cariño y más bien con ira), pero no dejo de tener un sabor amargo al compararlas con las obras maestras que antes dirigía. El fugitivo Josey Wales es una película emocionante, con mucho corazón y mucho temple, secuencias magistrales y detalles aparentemente insignificantes, pero tan cómicos y que hablan tanto del personaje, que si los directores de hoy tuvieran la paciencia y delicadeza para mostrarlos, lograrían películas y personajes mucho más logrados, completos, complejos e identificables… Josey Wales masticando tabaco y escupiéndolo en la cabeza de su perro, que reacciona siempre con un gruñido de molestia, pero siéndole siempre fiel y siguiéndolo mientras cabalga por el oeste, es uno de los mejores momentos que me dio el cine este mes.

 

13. Bee movie (Steve Hickner y Simon J. Smith, 2007)

Película de animación que me atrajo principalmente porque la escribe Jerry Seinfeld, uno de mis comediantes favoritos y que además hace la voz del personaje principal. No pude verla en cines y la tenía pendiente desde hace meses, me daba mucha curiosidad, pero resultó ser una historia extrañísima sobre una abeja que un día sale del panal y descubre que los humanos nos comemos la miel que ellas producen. Esto llevará a la abeja a demandar a la raza humana y provocar, a largo plazo, la desaparición de las flores en el mundo. Muy rara, no es odiosa, pero tampoco me gustó mucho… tiene un par de momentos divertidos pero esperaba algo muy diferente, viniendo de quien viene.

 

14. Fanboys (Kyle Newman, 2008)

Flojísima y nada divertida comedia en donde un grupo de fanáticos nerds decide asaltar Skywalker Ranch, el hogar de George Lucas, para robarse la primera copia de Star Wars, Episodio 1: La amenaza fantasma, con el fin de que uno de ellos, enfermo de cáncer, la vea antes de que se estrene en cines. Suerte de road movie con muchos cameos, algunos afortunados y otros muy sobrados, que me recordó a Torrente 4, no por la trama, sino por ser una comedia que pudo tener mucho y ser muy divertida… pero a la larga, la falta de un guión decente la echa a perder y se cuelga de sus cameos para buscar ser medianamente entretenida. No lo logra. Lo único que me pareció disfrutable fue el cameo de William Shatner, pero de ahí en fuera, de lo peorcito que vi en el mes.

Y con eso termino el post de las películas que vi este diciembre y que inician mis entradas al reto 350. Ojalá los comentarios le sean de alguna utilidad a quien esto lea, y por supuesto los comentarios son bien recibidos.

La mejor: The outlaw Josey Wales.

La peor: Conviction. Fanboys al menos tiene un cameo de Shatner.

FUCK YEAH!

Se llama hueva

Publicado: junio 3, 2011 en Uncategorized

 

 

 

¿Qué tienen los viernes que de plano uno no quiere hacer nada en el trabajo?

 

No me malinterpreten, me gusta mucho mi trabajo, pero los viernes encuentro particularmente fastidioso empezar a cumplir mis obligaciones. Los lunes también me da flojera, pero como que me hago a la idea de que o me pongo a trabajar, o esa misma flojera me va a durar todo el lunes y seguramente parte del martes, lo que no provocaría buenos comentarios de los jefes. Pero el viernes… no se si es la proximidad del fin de semana que me susurra “no hagas nada, ponte a flojear, solo faltan unas horas…” o que me ponga en huelga ya que todos mis amigos hoy salen de trabajar a la hora de la comida, menos yo, y tengo que quedarme trabajando el viernes en la tarde ya sin nadie con quien comentar vía Messenger los chismes de los viernes en la tarde (no que haya muchos, pero para encontrar intrascendentes temas de cotilleo que pueden dar para varias horas de debate, me pinto solo). Y seguramente una vez que empiece a trabajar, me voy a encarrerar, voy a hacer muchas cosas muy productivas y me irá saliendo más trabajo, tanto que acabaré saliendo tarde, pero en este momento estoy en ese instante en el que el arrancar parece lo más difícil del mundo… pero bien, ya comenté los pormenores del día con las amistades, fui por mi café, revisé los estrenos en cine para este fin de semana, renegué de los estrenos en cine para este fin de semana, repasé mentalmente mis actividades para el sábado y el domingo… ¡Ya hasta me puse a postear, cosa que nunca hago! Y ahora… ya no tengo otro pretexto más para ponerme a darle. Bueno si pienso seguro encuentro varios, así que a trabajar que el mundo espera impaciente a que yo mueva un dedo. O no.

 

Bienvenidas y motivaciones

Publicado: marzo 9, 2011 en Uncategorized

¿Recuerdan la fastidiosa costumbre de los profesores que en el primer día de clases, o de casi todos los cursos, preguntaban a los alumnos y asistentes su nombre, a que se dedican, las cosas que les gustan y por qué están ahí? ¿Y que además nunca faltaba el simpático que les pedía que dijeran tres cualidades y tres defectos? Cada que a mí me tocaba esto, tenía ganas de decirle al profesor en turno:  “Estoy aquí porque simple y sencillamente me levanté con ganas de aprender francés / porque me dio curiosidad y me dio la gana tomar el curso / porque me mandaron y no me queda de otra / no tengo ninguna cualidad / hacerme recordar mis defectos solamente bajará mi autoestima así que no sea fisgón ya que mis pocas virtudes o la falta de estas no le importan!”

Pues después de muchos años uno entiende que sí sirve decir mi nombre y las razones que me llevaron a tomar ese curso, cátedra, diplomado, etc., aunque a las otras preguntas de plano sigo sin encontrarle otro sentido más que la malsana diversión del profesor que quiere poner en evidencia a sus pobres alumnos y ver con cuál se va a ensañar, cuál va a ser el problemático, etc.

Bueno pues más o menos así se siente comenzar un blog. O al menos la introducción al mismo. No soy ajeno a los blogs, ya alguna vez he escrito una que otra cosa en otro sitio, pero ahora por primera vez me aventuro a entrarle a un blog en solitario. ¿Quién soy y qué me gusta? Soy Miguel y me gusta el cine. Me encanta verlo, disfrutarlo y opinar sobre lo que veo y lo que me hace sentir. Y claro, cuando no me gusta lo que veo pues lo digo tal y como lo siento, tratando de ser claro y dando argumentos que para mí suenan convincentes de lo que creo que está bien hecho y lo que no.  ¿Qué me hizo entrar a la bloggeada? Pues ganas de escribir, me gusta hacerlo y sobre varios temas, es por ello que en este momento ni siquiera sé si mi blog hablará solamente de cine o de lo que se me vaya ocurriendo día a día. Tampoco tengo pensado hacer una especie de diario íntimo o bitácora de mis días, porque si algo tengo por cierto es que los lectores de blogs no tienen ni el tiempo ni las ganas de leer si hoy me fue bien o mal, si me comí un helado de chocolate o si no me gusto que me pegaran un arrimón en el metro.  Así que trataré de escribir con frecuencia; supongo que lo haré sobre temas variados pero lo que es seguro es que el tema predominante será el cine,  lo que veo, lo que me provoca, lo que me gusta y lo que no y las diferentes cosas que todo este medio tan bonito provoca en la gente y en las personas cercanas a mí. Y claro, alguna que otra anécdota de mi vida, eso sí, que considere que es lo suficientemente interesante como para que los cuatro lectores que tendré  se diviertan al leerla.

Además creo que es relajante y terapéutico… como que uno se olvida de las presiones al escribir. Así que darse una media hora para escribir las cosas que me estén pasando por la cabeza puede ser también un escape a un día pesado. Pero ya iremos viendo como se da este asunto.

Así que bienvenido sea usted al mundo de mi blog y bienvenido sea yo al mundo de los blogs; siéntase en la libertad de opinar y comentar lo que le guste y lo que no le guste. Aviso que aún no le agarro mucho la onda al WordPress así que según vaya teniendo tiempo y conozca las bondades del sitio, le iré poniendo detallitos monos a la página.

Bon Jour!

Hello world!

Publicado: marzo 2, 2011 en Uncategorized

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!